el-punk1

por Pep Gimenez

El punk salvó al rock´n´roll: a principio de los 70 todo se encontraba en un estado semicomatoso, y la escena musical estaba repleta de dinosaurios cuyos mejores años se encontraban ya muy lejos; por otro lado también se sufría el ataque de un sinfín de grupos de rock progresivo con la única idea en mente de crear interminables canciones de 30 o 40 minutos. La reseca del hipismo y la era de la paz fue muy dura, pero comenzaron a surgir una serie de bandas que apostaron por un regreso al rock directo, y sucio, del garage combinándolo con una furia y mala leche nunca antes vista. Se acaba de publicar “El punk. Historia, cultura, artistas y álbumes fundamentales” (Ma Non Troppo / Reedbook Ediciones), y hemos hablado con Eduardo Izquierdo, autor del libro junto con Eloy Pérez Ladaga, para hablar de Nueva York, los Ramones, Sex Pistols, y un género musical que se transformó en decisivo puente para llegar a nuevas y estimulantes formas de expresión:

¿Cómo nace este proyecto de dedicarle todo un libro a un género musical tan importante como el punk?

Pues lo cierto es que fue una propuesta del editor. Él tenía ganas de hacerlo y nos lo propuso a Eloy y a mí. Era algo curioso, porque yo siempre suelo escribir sobre rock americano o country y Eloy es un apasionado del rock sinfónico. Pero también somos fans del punk y tenemos muchos discos del estilo aunque nunca nos habíamos lanzado, más allá de alguna reseña puntual a escribir sobre él. En el fondo era también una posibilidad de salir de nuestra zona de confort y vivir todo ese proceso de documentarte más vírgenes que en otras ocasiones.

¿En qué momento y lugar señalarías el nacimiento del punk? ¿En el Londres de finales de los 70? ¿El CBGB de Nueva York? ¿O  incluso antes con los Stooges o los New York Dolls?

Para mí sería muy fácil decir que los Ramones son la base de todo, porque soy muy ramoniano pero siempre creo que es muy difícil establecer momentos concretos de nacimiento de algo. Si tuviera que escoger me iría más atrás y, como propones diría que con los Stooges o New York Dolls. Aunque en un arranque de sinceridad te diría que el punk empieza con Eddie Cochran.

Si hay unos músicos que suelen servir como modelo base para todo aquel que quiera montar un grupo de punk, esos son los Ramones. ¿En qué consiste su atractivo y mayor virtud?

En que lo tienen todo. Una historia interesantísima, unas canciones imbatibles, una imagen insuperable, unos seguidores súper fieles y hasta un logo molón para las camisetas. Cuando conoces todo lo que les rodeaba te das cuenta de que distaban mucho de ser el grupo ideal, especialmente por las relaciones entre sus miembros, pero quedándose en la superficie estaba clara que la cosa tenía que salir bien. Eso sí, si me he de quedar con algo déjame que lo haga con lo realmente importante, la música. Esas canciones son auténticas gemas. 

Por otra parte el surgimiento del punk en Inglaterra parece que tuvo una base más social, sin esa rabia hacia el sistema y los estamentos gubernamentales nunca hubieran surgido bandas como Sex Pistols o The Clash ¿No?

Claro, el punk británico tiene más ese componente de mirar hacia los que están más arriba y el americano era más de visiones generalistas e incluso de mirarse el ombligo. Pensar en los grupos que citas sin el componente político es absolutamente impensable. Los Ramones podían hacer si querían un disco entero de canciones que hablaran sobre relaciones sentimentales y no pasaba nada. The Clash o los Pistols no hubieran podido hacerlo

Después de Nueva York y Londres, y solo por la importancia de grupos como Black Flag o The Germs ¿se podría considerar a Los Ángeles como la tercera ciudad del punk?

Sin duda. Pero yo no hablaría de tercera por detrás de esas sino al mismo nivel. Solo hay que leer esa maravilla que es Tenemos la bomba de neutrones de Marc Spitz y Brendan Mullen para darse cuenta que lo que pasaba allí era, como mínimo, igual de destacable que lo que sucedía en Nueva York o Londres. Quizá influye que no tuviera un nombre como punta de lanza tan potente como Ramones o Sex Pistols  o que la ciudad, en aquellos momentos, tenía menos glamour que las otras en cuanto a escena musical. Ya sabes, Hollywood arrasa con todo y no se si la música tenía el espacio en los medios que merecía.

El punk es unos de los primeros géneros musicales que dio protagonismo a la mujer más allá de tópicos y estereotipos. ¿Qué figuras femeninas destacarías dentro de la escena tanto de los 70 como de los últimos años?

Aquí entran las filias y las fobias de cada uno y, sobre todo, la concepción que tengas del término punk. Si nos vamos a un sentido estricto del género igual optaría por Wendy O’Williams, Exene Cervenka o Mia Zapata. Ampliándolo ya me caben más como Joan Jett, Lydia Lunch o incluso una primeriza Chrissie Hynde. Como curiosidad y por si te sorprende no encontrártela en la lista, te diré que nunca he sido muy fan de Patti Smith, considerada madrina del punk

 En los 90 el éxito de bandas como Green Day o The Offspring puso de moda un punk pop de corte melódico que fue algo mal visto por aquellos que defendían un punk rock más visceral y militante. ¿Qué recuerdas de aquellos años de reinado de Lagwagon o Sum 41?

Nunca entendí esa manía de restarle valor a lo que hacían. Eran otros tiempos y probablemente no tenía sentido hacerlo de otra manera ¿te imaginas un grupo como los Pistols en los noventa? A mí los grupos que citas me parecen más que dignos. De hecho Green Day es una banda que admiro porque me parece que ha sabido combinar la comercialidad con la calidad mejor que nadie. Por no decirte que And Out Come The Woves de Rancid, aparecido también en esa época, me parece uno de los mejores discos del género en toda su historia.

En el libro también dedicáis espacio al punk hecho tanto en España como en Latinoamerica. ¿Qué grupos crees que han sido fundamentales para la consolidación del género tanto en nuestro país como en el otro lado del atlántico?

Cruzando el charco creo que es imposible no referirse a los Saicos. No es que hicieran punk pero sí son la semilla de todo lo que pasó después. En España hay muchos. Mal que pese a algunos, Ramoncín es una figura vital, pero también lo son La Polla Records y todos aquellos grupos del Rock Radikal Vasco. A mí me encantan, por ejemplo, Nuevo catecismo Católico, un grupo que en los noventa ayudó a revitalizar el género en nuestro país.

¿En qué situación se encuentra actualmente el género y movimiento musical?, ¿Cuál es la posición de la juventud de ahora respecto a una revolución cultural que tuvo lugar décadas atrás?

Creo que las revoluciones son cosas de jóvenes y que de estos pocos escuchan punk. La revolución vendrá, si viene, por otros géneros que los puretas no entendemos como el trap. A mí me parece una mierda, pero si es lo que los jóvenes escuchan es por donde les llegarán los mensajes. Algo parecido sucedió con el hip hop en un determinado momento. Creo que los tiempos en los que el punk era la herramienta para la revolución son agua pasada y que el género ahora está en otras cosas. Hay bandas espléndidas por el mundo haciendo cosas muy buenas, en lo musical, pero poco implicadas en lo social ¿Importa eso? Probablemente no. O al menos a mí no me importa. Yo busco canciones que me lleguen, nada más ¿Qué Social Distortion ahora son menos punks que antes? Pues vale, pero sigo esperando sus discos ansiosamente.

Sorprende la cantidad de subgéneros y estilos (Horror Punk, Oi!, Hardcore melódico…) que podemos encontrar en vuestro libro. Eso indica que no existe una sola esencia del punk sino varias ¿no?

Sí y no. La verdad es que cuando te metes en esos berenjenales cuesta salir. Podríamos haber seguido desgranando géneros y no acabar, y en algún momento hay que cortar. No queríamos ser como esas revistas que cada disco que reseñan tiene un género propio, pero a veces es imposible no diferenciar. Precisamente a mí me gusta huir de esos subgéneros. Tengo un amigo al que siempre le hago la coña de que no me venga con hard rock, trash o death metal, que si los tíos tienen greñas y mueven la cabeza en las canciones son jevis. Esto es una broma y no se puede simplificar tanto, pero tampoco hay que pasarse. En el libro se habla de esos subgéneros porque están muy relacionados y porque si te vas a buscar un grupo punk que cumpla a rajatabla la esencia creo que te quedas solo con los Pistols y cuatro más. Pero tampoco sería un error, en mi opinión, tratarlos como géneros independientes.

Anuncios