portada___201710301605

por Pep Gimenez

Nos hemos acostumbrado a encontrar en las librerías un montón de manuales, y guías, que recomiendan con una frialdad matemática las películas (o discos o libros…) que debemos ver. En el fondo son textos que nos hablan de una forma impersonal, vacía y demasiado formal de aquellas artes que, en realidad, están llenas de pasión y sentimiento.

Afortunadamente hay excepciones.

Hace unos años el dibujante e ilustrador Ricardo Cavolo nos enseñó cuales eran sus grupos, y artistas musicales, favoritos en “100 artistas sin los que podría vivir” (Lunwerg Editores), un estudio que se alejaba del aburrido academicismo de mucho libros musicales, y en su lugar apostaba por una contagiosa pasión palpable en sus coloridos dibujos. Ahora ha vuelto a repetir la jugada pero haciendo un entusiasmado recorrido por el séptimo arte.

En “100 películas sin las que no podría vivir” se nos invita a un viaje emocional por las películas que más han marcado a su autor; de esta forma asistimos a reflexiones sobre films de autor como “La Dolce Vita” (Federico Fellini, 1960), “La vendedora de Rosas” (Victor Gaviria, 1998) o “El luchador” (Darren Aronofsky, 2008), todas ellas capaces de regalarnos impactantes momentos cinematográficos. Aunque también hay lugar y espacio para títulos que han marcado nuestra infancia: “Los Goonies” (Richard Donner, 1985), “Toy Story” (John Lasseter, 1995), “La princesa prometida” (Rob Reiner, 1987)

Ricardo Cavolo recorre la historia del cine a través de coloristas ilustraciones, y textos apasionados, que nos descubren nuevos matices de films como “Una noche en la Opera” (Sam Wood y los hermanos Marx, 1935), “American Beauty” (Sam Mendes, 2000), “Erase una vez América” (Sergio Leone, 1984) o “¿Quién engañó a Roger Rabbit?” (Robert Zemeckis, 1988). En este maravilloso viaje hay espacio para todo tipo de películas; desde la comedia clásica de “Con faldas y a lo loco” (Billy Wilder 1959), o “La ventana indiscreta” (Alfred Hitchcock, 1942) a grandes blocksbusters actuales como “Matrix” (Las hermanas Wachowski, 1999) o “El Señor de los Anillos” (Peter Jackson, 2001).

EL cine independiente tiene su sitio en el libro, y de esta forma el autor nos redescubre la poética belleza de “Lost in Translation” (Sofia Coppola, 2004), “Elephant” (Gus Van Sant, 2003) y su apabullante violencia, la espléndida historia sobre adolescencia y madurez encerrada en “Ghost World” (Terry Zwigoff, 2001), la hipnótica mezcla de western y noir rural que nos regala “Winter´s Bone” (Debra Granik, 2011) o ese fascinante documental que es “Grey Gardens” (Albert Maysles, David Maysles, Ellen Hovde y Muffie Meyer, 1975), una crónica sobre dos personas que intentan sobrevivir a un triste presente dejándose atrapar por los recuerdos de su glorioso pasado.

“100 películas sin las que no podría vivir” es un libro fundamental para todo aquel que quiera viajar por la historia del cine, pero ahondando en su vertiente más emocional. Ricardo Cavolo aúna en sus ilustraciones y textos toda clase de recuerdos personales, opiniones y sentimientos para recordarnos como de importante ha acabado siendo el séptimo arte en nuestras vidas.

Anuncios