cubierta_Superman_panico_en_el_cielo-(1)

por Guillermo Beltrán

A principios de la década de los 90’s, Superman llegó a protagonizar hasta cuatro series distintas: “Superman”, “Action Comics”, “Adventures of Superman” y “Superman: The Man of Steel”. Las aventuras contadas en estas cabeceras estaban íntimamente relacionadas entre ellas, hasta el punto de servirse del mismo hilo conductor que acabaría desembocando en el, posiblemente, evento más famoso de la historia del cómic americano; la muerte de Superman. Unos meses antes de que fuera desvelado el funesto destino que aguardaba a Clark Kent, la conjunción de estas series dio como resultado un brillante y entretenido arco argumental que enfrentaría al Hombre de Acero con Brainiac, uno de los villanos clásicos de la saga y que llevaba una larga etapa desaparecido de las páginas del cómic. Además, para la ocasión, el héroe de Kripton no estaría solo, sino que para derrotar a su némesis contaría con la ayuda de buena parte del elenco super-heróico de la editorial, haciendo de este “Pánico en el cielo” un evento apoteósico. 

Este volumen nos encontramos con que Brainiac se ha hecho con el control de Mundo Guerra, un planeta artificial habitado por una raza de belicosos conquistadores cósmicos, que deja un rastro de destrucción a su paso. El siguiente objetivo en el plan del malévolo genio es arrasar la Tierra y vengarse de Superman, de una vez por todas. Por el camino ha reclutado a poderosos aliados como Maxima, Draaga o Supergirl, a los que tiene bajo su control, obligándoles a ejecutar sus maquiavélicos planes. Consciente de la terrible amenaza que supone Brainiac y ante la imposibilidad de hacerle frente él solo, Superman organiza dos equipos formados por todos los héroes de la Tierra, llevando uno de ellos al interior del Mundo Guerra y dejando al otro como última línea defensiva del planeta. Así da lugar una historia de acción desenfrenada, llena de épicas batallas donde la destrucción total se esconde a la vuelta de cada esquina. Con poco espacio para el respiro o la reflexión, los autores consiguen mantener en vilo al lector a base de unos sorprendentes giros argumentales que irán balanceando el resultado final del enfrentamiento. El relato, con una narrativa ágil y entretenida, no decae en ningún momento; resultando especialmente interesantes los saltos entre páginas, conectadas entre sí no sólo por el dibujo o la acción, sino también por los cuadros de textos. Por otra parte, pese a que para el lector menos avezado ciertos personajes como Maxima, la heredera al trono de Almerac que visitó la Tierra en busca de un compañero para procrear o Draaga, un superviviente de la arena de Mundo Guerra derrotado por Superman resulten desconocidos, los guionistas reparten la información necesaria a lo largo de los capítulos para ir desentrañando sus trasfondos; sin que sea necesario haber leído sus aventuras previas. Asimismo, las relaciones entre los diferentes paladines de la Tierra, a pesar de que algunos no tengan una presencia demasiado destacada, están bien asentadas en la narración, aportando al relato de momentos divertidos y entrañables. 

Como suele ser habitual en este tipo de eventos, donde cada serie tiene un dibujante diferente, el apartado gráfico de “Pánico en el cielo” es un tanto irregular. De entre todos los artistas que aportaron su talento, destaca por encima de todos el nombre de Tom Grummett, cuyas “splash pages” contienen todo el sentido del espectáculo que cabe esperar de un evento de estas características. 

En definitiva, este “Superman. Pánico en el cielo” es un divertimento muy entretenido que, sin acercarse a la trascendencia de historias posteriores como la ya mentada “Muerte de Superman”, supone uno de los arcos más gozosos protagonizados por el Hombre de Acero en la década de los 90’s.

Anuncios