cubierta_Batman_Ruta_a_tierra_de_nadie

por Guillermo Beltrán

A finales de los años 90’s tuvo lugar una de las sagas más extensas y épicas protagonizadas por el Hombre Murciélago a lo largo de su longeva trayectoria. A lo largo de una ingente cantidad de números, las diversas colecciones protagonizadas por Batman fueron destilando las consecuencias de un terrorífico terremoto que asola la ciudad de Gotham. Este relato llevó como título “Tierra de nadie”, una auténtica odisea publicada por ECC en seis voluminosos tomos. Sin embargo, el germen de esta aventura lo encontramos en el tomo titulado “Cataclismo”, volumen en el cual nos presentaban una Gotham reducida a escombros, completamente inhabitable. Pues bien, entre ese volumen y la serie central propiamente dicha, tendremos un buen número de capítulos que nos contarán cómo los habitantes de la ciudad, los villanos y el propio Bruce Wayne intentan sobrevivir tras la catástrofe, al mismo tiempo que servirán de preludio para el acto final narrado en “Tierra de nadie”. Todos estos episodios de transición han sido recogidos en dos tomos con los que completar la etapa más difícil y oscura del Caballero Oscuro.

En este “Ruta a tierra de nadie” vemos a un Batman que, a pesar de todos sus esfuerzos, se ve incapaz de salvar su ciudad. Todas las noches de patrulla, todos las batallas ganadas en los callejones más oscuros, todas las veces que salvó a la metrópolis de su podredumbre, quedan borrados de un plumazo cuando un terremoto de gran intensidad se lleva por delante la vida de 10.000 personas, dejando barriadas enteras reducidas a escombros. Esta hecatombe provoca, además, una serie de oscuros efectos colaterales. Los servicios públicos de salud, bomberos y policía están sobrepasados por las circunstancias, con lo que Gotham queda desprotegida ante toda clase de criminales que querrán sacar provecho de la destrucción; desde carroñeros de poca monta a supervillanos con poderes, todos buscarán la forma de sacar tajada de la ciudad moribunda. Ante esta desesperada situación, Batman hará lo que esté en su mano no sólo para echar abajo los planes de los malvados delincuentes, sino para mantener la esperanza de aquellos inocentes que todavía quedan en Gotham. En estos capítulos, la épica no tiene lugar; simplemente se traman pequeñas batallas por la supervivencia; por levantar una ciudad que ha tocado fondo y está herida de muerte, antes de que desaparezca para siempre. Precisamente, el principal interés de estos relatos reside, más que en como Batman resuelve la situación, en la forma que tiene la ciudad y sus habitantes de resistir ante el más terrible de los sucesos; Gotham emerge como esencial protagonista y el Hombre Murciélago es la herramienta que luchará por mantenerla de pie. Así pues, nos encontramos con una serie de narraciones episódicas en las que se desarrollan pequeños acontecimientos que parece que no tengan mayores repercusiones, pero que a su vez están cargadas de una potente dimensión emocional. Los diversos autores consiguen que el lector se sumerja en el horror que el terremoto ha dejado tras de sí y comparta los temores de los ciudadanos de Gotham. Evidentemente, no todas las historias tienen el mismo grado de excelencia, sin embargo en todos los pasajes encontramos buenos momentos que dan importancia al, en teoría, tramo menos espectacular de este macro-evento protagonizado por el Caballero de la Noche.

Al igual que ocurre en los guiones, el aspecto gráfico está repartido en un gran número de artistas  que aportan su particular estilo a cada una de las historias, dando como resultado una amplísima gama de estructuras narrativas, formas de dibujo y coloreado. Al contrario de que lo que suele ocurrir cuando tantos dibujantes comparten un evento, esta desconexión estilística entre una historia y otra sirve para dotar de mayor entidad a cada uno de los episodios, aportándoles una personalidad y tono propios.

Así pues, a pesar de que la historia con verdadera enjundia la encontremos en los tomos de “Tierra de nadie”, los relatos contenidos en este volumen sirven de mucho más que como simple prólogo sino que nos sitúan ante el corazón malherido de Gotham, consiguiendo que el lector se implique definitivamente con el devenir de su futuro y desee embarcarse junto con Batman en la imposible misión de salvarla una vez más.

Anuncios