a3335082448_10

El 24 de octubre de 1983 una bola de fuego cayó sobre las bellas praderas bielorrusas, iluminando el maravilloso cielo que cubre la aun más maravillosa madre Rusia. En realidad era un pequeño modulo espacial en el cual viajaban unos cosmonautas conocidos por ser miembros del grupo Danny Mellow. Cansados de su agotadora y capitalista vida como estrellas del rock (dinero, drogas y estúpidas orgías en la playa de la Malvarrosa) decidieron pillar su nave, y reservaron en Ryanair un barato viaje en el tiempo para unir sus talentos a los gloriosos objetivos de la URSS.

Pronto fueron incluidos en el proyecto ultrasecreto de nombre en clave Zapoi, y fueron entrenados en el milenario arte del power pop; para ello recibieron las enseñanzas de los mejores espías power poperos de la CCCP: Riversko Kuomo y los músicos de Fountains of Kiev les rebelaron los secretos de las melodías guitarreras más potentes.

Ahora, desde su base de operaciones en Массанасса, nos llegan sus cuatro primeras canciones llenas de power pop molón: “No hay señal (o es débil)”, “Abrazada a un muerto”, “Saltando charcos” y, sobre todo, la estupenda “Solo quiero patinar” enamorarán a todos los camaradas que sean fans de Weezer, Foo Fighters, Rentals o Airbag.

Así que no lo dudes ni un instante, ¡unete a Zapoi!, ¡por el amanecer de un nuevo power pop!

Fin de la transmisión.

Anuncios