cubierta_GA_Wonder_Woman_John_Byrne_Segunda_genesis

por Guillermo Beltrán

John Byrne, uno de los autores más importantes del cómic superheróico durante las décadas de los 70’s y 80’s, desembarcó en 1995 en la editorial DC con el objetivo de revitalizar la serie Wonder Woman. Para ello, el que fuera autor de alguna de las mejores etapas de Los Cuatro Fantásticos, Spiderman, Hulka o La Patrulla X, decidió cortar por lo sano y darle a la heroína un nuevo escenario, nuevos compañeros de correrías y un nuevo enfoque para encarar el futuro de la guerrera amazona. Así pues, tenemos a una Diana que ya no es la princesa de las Amazonas y se ha ido a Gateway City para empezar una nueva vida. Allí conocerá al agente de policía Mike Schorr, que se convertirá en su aliado más fiel; a Helena Sandmark, que le dará trabajo como ponente en el museo de historia, y a la hija de esta, Cassandra, una joven entusiasta de los super-héroes que acabará por convertirse en la nueva Wonder Girl. En definitiva, un nuevo inicio que permitiera atraer a nuevos lectores, pero que permitía que los que ya conocían las andanzas de Wonder Woman siguieran atentos al devenir de los acontecimientos. El autor se encargaría de la serie durante tres años, dando como resultado 36 números, de los cuales este tomo recopila los primeros 12. 

Byrne articula la saga a través de arcos argumentales que abarcan cuatro números completos; además no escatima a la hora de enfrentar a la heroína con los más poderosos adversarios. En el primer arco de esta etapa, Wonder Woman deberá medir sus fuerzas nada más y nada menos que con Darkseid, el poderoso monarca de Apokolips creado por Jack Kirby en “El cuarto mundo”. Darkseid se haya en búsqueda de los dioses griegos que alumbraron a las Amazonas y que en ese momento están en paradero desconocido; creyendo que Wonder Woman y sus hermanas conocen su situación, planea un ataque al corazón mismo de Themyscira, la Isla Paraíso hogar de las Amazonas, provocando una cruenta batalla entre estas y las tropas de Apokolips. Este arco se resuelve a medias, dejando la amenaza de Darkseid aplazada para futuras entregas, sirviendo así de presentación para el nuevo estatus de la heroína y marcando el tono que tendrá la serie a partir de ese momento, lleno de épica y con batallas donde la destrucción y la espectacularidad serán una constante. En el siguiente arco, nuestra protagonista deberá enfrentarse con Morgana Le Fay, una poderosa hechicera que quiere arrebatar el poder y las habilidades de Diana, para así conservar una juventud que lleva alargando desde los tiempos del rey Arturo. Para ello, convocará a diversos enemigos como unos guerreros que surgen de un tapiz mágico, un coloso mecánico que aumenta su poder a cada golpe que recibe e incluso el Demonio Etrigan, un ente que suele hacer el bien -aunque con métodos bastante violentos- pero que se encuentra sometido por la influencia y voluntad de Morgana. Cabe destacar que tanto Morgana como Etrigan también son creaciones de Jack Kirby, al que parece que Byrne gustaba recurrir para completar su catálogo de personajes. En la última historia, Wonder Woman se verá obligada a enfrentarse con Flash, Siniestro y Juicio Final; sin embargo, hay algo extraño en el comportamiento de estos adversarios, lo que llevará a la guerrera en una investigación tras los pasos de un eminente científico. 

En estos primeros números vemos una serie de historias sencillas y entretenidas, que cumplen a la perfección su intención de renovar al personaje y dejan la senda marcada para futuros acontecimientos que se presumen épicos y emocionantes. Los guiones de Byrne, a pesar de no tratar argumentos especialmente complejos, si que presumen de un estilo un tanto poético que le da a la obra un tono especial; subrayando la herencia de la mitología griega en el carácter del personaje. Asimismo, el autor realiza un gran trabajo en el desarrollo de la personalidad de las nuevas figuras que acompañarán a Diana en sus aventuras, dejando claramente marcadas sus propósitos y determinaciones. En el aspecto gráfico, nos encontramos con los últimos coletazos de genialidad de uno de los dibujantes más influyentes y representativos de la historia del cómic americano. Si bien no alcanza la elegancia y la majestuosidad del dibujo que ofreció en los 70’s y 80’s, Byrne todavía es capaz de regalarnos maravillosas viñetas a toda página capaces de condensar la acción más desenfrenada o mostrar emociones a flor de piel. También destaca esa peculiar composición de la página en la que los dibujos saltan de los recuadros de la viñeta, para acabar formando un auténtico mosaico, en el que la propia silueta del personaje marca el borde de la escena.

“Segunda génesis” supone una buena primera toma de contacto para aquellos que quieran introducirse por primera vez en las aventuras de Wonder Woman -más ahora que el estreno de su película es inminente- o quieran profundizar en la obra de John Byrne, al margen de sus colecciones para Marvel. Un buen primer tomo que sirve para abrir el apetito y dejarnos con ganas de más historias que resuelvan los cabos sueltos y, por supuesto, nos traigan las mismas dosis de emocionantes epopeyas de esta legendaria heroína.

Anuncios