portada_nave-prision_esteban-maroto-torres_201612201643

por Guillermo Beltrán

La editorial Planeta Cómics sigue recuperando la obra de Esteban Maroto, uno de los dibujantes esenciales en la historia del cómic español, conocido internacionalmente gracias a su interpretación de la heroína Red Sonja. En esta ocasión, se trata de “Nave Prisión”, una historia aparecida originalmente en la revista “1984”, editada por Josep Toutain; una de esas personalidades que por su peculiar carácter merecerían un artículo propio, y que allá por los años 70’s se convirtió en una pieza clave en la expansión del tebeo patrio. 

“Nave Prisión” relata la historia de Faye, la conductora de un transporte intergaláctico que traslada a una serie de peligrosos delincuentes en estado criogénico hasta la cárcel en la que deben ser recluidos. Todo parece funcionar a la perfección, hasta que un inesperado accidente despierta a los prisioneros de su sueño inducido. Aprovechándose del caos y la confusión, los reos consiguen escapar, obligando a Faye a salir en su captura. Comienza entonces una delirante aventura a través de extraños planetas, en los que nuestra protagonista correrá los más insospechados peligros, al mismo tiempo que va descubriendo que, tras el accidente que provocó la huída de sus prisioneros, se esconde una oscura conspiración que puede cambiar el destino del universo. Bajo esta premisa, el guión firmado por Bruce Jones nos presenta una clásica aventura de ciencia ficción, en el que la heroína se transforma por las circunstancias en una cazarrecompensas, visitando en cada capítulo un planeta diferente, con sus peligros y peculiaridades, en pos del malhechor de turno. A medida que la piloto espacial va capturando a sus presas, el relato va profundizando en la conspiración política que ha provocado el conflicto, dejando de lado la dinámica procedimental de los primeros episodios y ganando en interés y suspenso. Jones desarrolla una historia que se mueve a caballo entre la space ópera y el western tradicional, con elementos de los relatos de aventuras y los toques de erotismo inevitables de la época. 

Si bien el aspecto literario no es precisamente un ejemplo de originalidad, es el dibujo de Maroto el que hace que su lectura valga la pena. El dibujante crea un universo imaginativo, lleno de vida y terrores ocultos, que da coherencia a la narración y anima al lector a descubrir el siguiente peligro al que se enfrentará la protagonista. Las viñetas ideadas por el español gozan de una belleza y una plasticidad hipnóticas; hasta el punto de que los cuerpos parecen moverse delante de los majestuosos planos escogidos para plasmar cada acción. La caracterización de cada personaje es impecable, dotándoles de una personalidad definida y maravillando al lector con poses y anatomías llenas de dinamismo y vitalidad. Destaca la sensibilidad del artista a la hora de crear las escenas con mayor carga sensual; con la sutileza de la línea fina en cuerpos y expresiones, el dibujante consigue retratar momentos de gran erotismo y sexualidad sin ningún atisbo de vulgaridad. Otro de los elementos donde vemos la gran imaginación gráfica de Esteban Maroto es en el diseño de las armas, elementos mecánicos y naves espaciales que aparecen ante nuestros ojos y en los que el dibujante no escatima esfuerzos en mostrarnos hasta el más mínimo detalle. Asimismo, Maroto es capaz de mostrarnos las infinitas posibilidades del blanco y negro dentro de la narración secuencial, desde las viñetas más sencillas, concebidas únicamente con la línea como referencia gráfica, hasta esas escenas en el espacio abierto con potentes masas negras y sombreados dramáticos. De todas maneras, obviando el hecho de que “Nave Prisión” fuera publicada en una revista de los años 80’s, con las limitaciones técnicas y presupuestarias que eso conlleva y, tras observar el fantástico trabajo de Santi Casas en el color para la portada de este volumen, uno no puede sino imaginar el impacto que podrían causar estas mismas viñetas representadas a todo color y la belleza que aportaría a esta aventura cósmica. 

A pesar de que “Nave Prisión” esté lejos de las grandes obras del cómic, sí que resulta una lectura muy interesante para todos aquellos que disfrutan de las historias clásicas de ciencia ficción y quieran profundizar en el cómic que se publicaba en esa época en España. Para aquellos que todavía no conozcan la obra de Esteban Maroto, este volumen se antoja fundamental y la puerta de entrada al arte de uno de los dibujantes más importantes de la historia de nuestro país.

Anuncios