barcelona_caja-alta-2

Barcelona está de moda. Incluso a la hora de jugar. Es una de las ciudades más visitadas, más queridas, más admiradas. ¿Qué es lo que la gente viene a ver a Barcelona? Modernismo. Urbanismo. Arte… Y un fascinante sistema de vida europeo y mediterráneo a la vez.

Pero hay algo que es más difícil de captar… Su historia, su urbanismo, su gente, sus revoluciones, su industria… en definitiva, sus equilibrios son tan especiales que la ciencia histórica no es suficiente para explicar Barcelona. Pero un juego de mesa tal vez sí…

“Barcelona, La rosa de fuego” —nombre con el que era conocida en la época en la que las bombas anarquistas, las rosas de fuego, hacían estragos en sus calles—, es un juego histórico que pretende capturar el particular espíritu de un periodo muy concreto en la vida de la capital catalana, donde los jugadores competirán por obtener prestigio social y fortuna personal, a la vez que tratan de evitar que la revolución se extienda por la ciudad.                                               cartas-de-prestigio

Burguesía y revolución 1860 – 1930

Barcelona, segunda mitad del siglo XIX. La ciudad acaba de derribar las viejas murallas que impedían su crecimiento y empieza a extenderse hacia los viejos pueblos que la rodeaban.

Siguiendo los planes del arquitecto Ildefons Cerdà, empieza a construirse el famoso Eixample. Es una época de prosperidad en la que unas cuantas familias burguesas asentarán sus fortunas y usarán gran parte de ellas en demostrar su poder, construyendo edificios singulares o apoyando iniciativas populares.                                               elementos-de-madera

Sin embargo, no todo es apacible en Barcelona. La prosperidad atrae cada vez a más gente que busca trabajo en la gran ciudad, y poco a poco los movimientos revolucionarios van calando en los obreros desempleados.

“Barcelona, La rosa de fuego” es un juego de tablero enfocado no sólo a jugadores avanzados, sino a un público más familiar. No es difícil de jugar, ni con reglas excesivas, y tiene una duración razonable para que resulte ameno. La mecánica consiste en jugar una carta y realizar una acción, buscando el equilibrio entre el “prestigio” y la “victoria”. Puede ser jugado con gran profundidad estratégica, pero también de una forma más ligera y lúdica.                                               tarjetas-de-familia

Los autores de Barcelona, La rosa de fuego, Marco Maggi y Francesco Nepitello, son conocidos en el mundo de los juegos de mesa por su exitoso “Guerra del Anillo (Devir, 2004)”. Su elección para diseñar el nuevo juego sobre Barcelona fue debida al deseo de los directivos de Devir de buscar miradas más imparciales para una ciudad y una historia tan pasionales. El objetivo de Maggi y Nepitello, al plantear la mecánica del juego, consistió especialmente en prescindir de los dados para conseguir que el azar fuera un elemento secundario, a pesar de que las cartas distribuyen una cierta fortuna.

Una estética absolutamente barcelonesa 

El cuidado diseño gráfico y las ilustraciones de “Barcelona, La rosa de fuego”, que evocan rincones de la ciudad, hechos y personajes históricos, son obra de Jordi Roca y David Parcerisa, que también trabajaron juntos en el diseño del juego “Victus” (Devir, 2014).

Los diseñadores gráficos han conseguido que los elementos que integran el juego transporten a los jugadores al ambiente del momento, elaborando cartas personalizadas que incluyen grabados e ilustraciones muy propios de la época, con destacada presencia del modernismo catalán.                                               tarjetas-de-influencia

Anuncios