el-cine-de-horror-norteamericano-post-11-s-por-antonio-jose-navarro-c

por Pep Gimenez

Tras el 11 de septiembre de 2001 todo cambió, al día siguiente amaneció un nuevo mundo donde ya sería imposible vivir seguro en nuestras casas, con gobiernos recortando libertades, y violando nuestras privacidades, con la excusa de querer ganar una guerra contra el terror…Que aún no ha acabado. Y si encendemos el televisor nos toparemos con las imágenes en directo de algún acto terrorista, oleadas de violencia seguramente grabadas a través de un teléfono móvil o que se encuentran disponibles en cualquier rincón de internet. Pero tampoco debemos olvidar esa crisis económica que nos azota desde hace varios años, y que ha acabado siendo una de las consecuencias, más o menos directas, de aquel terrible atentado.

Entre los objetivos del cine terror siempre se ha hallado el recoger y expresar las inseguridades de cada época: en los 50 fue el miedo a una guerra nuclear, y en los 70 las convulsiones provocadas por los distintos cambios sociales. Fiel a este propósito, el cine de género nos ha estado brindando, durante este nuevo siglo, una serie de títulos (remakes de cintas de los 70, home invasion, torture porn, el mockumentary, casas encantadas…) que han acabado reflejando los traumas y conflictos del presente.

Antonio José Navarro, periodista y crítico cinematográfico en la revista especializada “Dirigido Por”, acaba de publicar “El imperio del miedo: el cine de horror norteamericano post 11-S” (Editorial Valdemar), un brillante estudio del cine de terror norteamericano surgido en las dos últimas décadas: no solo analiza las características de varias películas fundamentales, sino que, además, las relaciona con el contexto político y social de esta época tan convulsa que nos ha tocado vivir. De esta forma los macabros vídeos de Daesh, los discursos patrióticos de George W. Bush, la desconfianza hacia todo lo que proviene del exterior, las grabaciones de móviles con las imágenes de los aviones chocando contra las torres gemelas, la atmósfera de desconcierto y pesimismo que se adueñó de la población en aquel momento, la sensación de miedo e inestabilidad que ha invadido cada uno de los rincones de este planeta…Todo ello ha tenido su reflejo en la pantalla a través de films como “Las colinas tienen ojos” (Alexandre Aja, 2006), “Saw” (James Wan, 2005), “The Collector” (Marcus Dunstan, 2012), “Insidious” (James Wan, 2010), “La casa de los 1000 cadáveres” (Rob Zombie, 2003), “Paranormal Activity” (Oren Peli, 2007), “The Cabin in The Woods” (Drew Goddard, 2012)…

El autor recorre las principales características de mucho títulos, y los utiliza para crear una detallada descripción de la sociedad surgida tras el derrumbe de las torres gemelas. Por ejemplo relacionando a los protagonistas de la saga “Hostel” (Eli Roth, 2006) con la prepotencia de la política estadounidense en territorios extranjeros, o vinculando a “Paranormal Activity” con la crisis inmobiliaria. Por no hablar de las torturas que el gobierno de Bush llevó a cabo de forma clandestina y que ha tenido su plasmación en los horrores gráficos de la saga “Saw”. De este modo Antonio José Navarro nos muestra una de las grandes verdades del séptimo arte: el cine de género puede ser la mejor representación de las ansiedades y locuras de un periodo determinado.

En el libro también se comenta la tendencia en Hollywood de hacer remakes de grandes títulos de los 70 dando como resultado un sería de películas interesantes,  “La Matanza de Texas” (Marcus Nispel, 2003), “Carrie” (Kimberly Peirce, 2013) o “Las colinas tienen ojos”, capaces de reflejar la tremenda similitud entre dos periodos (la década de los 70 y los primeros años del nuevo siglo) repletos de importantes acontecimientos (la guerra de Vietnam, el Watergate, las guerras de Afganistán e Irak, y el gobierno de Bush). Pero si hay un cineasta que ha sabido recoger la tradición del cine de género de los 70, y adaptarlo a los horrores de la época actual ese ha sido Rob Zombie.  Sus películas, sobre todo “La casa de los 1000 cadáveres” y “Los Renegados del Diablo” (2005), son, posiblemente, las propuestas más radicales e interesantes del cine de terror de los últimos años.

Si eres fan del cine fantástico y de terror, no lo dudes, “El imperio del miedo: el cine de horror norteamericano post 11-S” ha de estar en tu biblioteca sí o sí. Además es el perfecto heredero de importantes libros como “Sesión sangrienta” de Jason Zinoman, y un estudio fundamental para comprender los horrores que nos ha traído el nuevo milenio…Tanto dentro como fuera de la pantalla.

5 películas fundamentales

La casa de los 1000 cadáveres (Rob Zombie, 2003)

¡Bienvenidos al “Museo de Monstruos y Locos” del Capitan Spaulding! Un grupo de urbanitas descreídos están a punto de descubrir el lado más oscuro, chiflado, absurdo, macabro y mortal del “American way of life” y la cultura pop del país de las barras y estrellas. La primera película de Rob Zombie recupera la tradición del “Grand Guignol” para escupir al espectador litros de sangre, pesadillas y mucho humor negro.

30 días de oscuridad (David Slade, 2007)

Llega la noche eterna a un pequeño pueblecito de Alaska, y unos cuantos seres terroríficos lo aprovecharán para saciar su sed de sangre. Olvídate del antiguo romanticismo de los vampiros, lo que tenemos en esta película son grotescas máquinas de matar que no tienen compasión ni remordimientos. El terrorismo puede llegar hasta cualquier rincón del mundo.

The Mist (Frank Darabont, 2007)

Frank Darabont nos aterrorizó con su perfecta recreación del relato de Stephen King. Lo tiene todo: personajes atrapados en un lugar de referencia estadounidense (un supermercado), una niebla que esconde horrores y peligros, fanatismo religioso, paranoia…Y, posiblemente, uno de los finales más desesperanzadores y desgarradores de la historia del cine.

Cloverfield (Matt Reeves, 2008)

Gritos, desesperación, gente huyendo despavorida ante una gran amenaza, caos…¿Otro ataque terrorista en Nueva York?. No precisamente, esta vez es un gigantesco monstruo quien inunda de miedo y desesperación los corazones de los ciudadanos.

The Purge: la noche de las bestias (James DeMonaco, 2013)

Cada año, durante una noche, el gobierno permite cualquier tipo de acto criminal…De esta premisa nace una de las sagas que mejor han reflejado el actual clima de pánico social. Parece que vivimos en un mundo donde es imposible escapar del miedo, la violencia y la inseguridad, es decir estamos ante “una guerra contra el terror” que solo parece beneficiar a los mismos mandamases de siempre.

Anuncios