maldad_eterna

por Guillermo Beltrán

Como consecuencia de los hechos ocurridos en el evento Guerra de la Trinidad, se abrió una brecha dimensional a través de la cual El Sindicato del Crimen ha llegado a nuestra Tierra. Este sindicato está formado por unos crueles y sanguinarios villanos procedentes de la Tierra 3, que no dudan en pisar y aniquilar a aquel se suponga una amenaza en su plan con hacerse con el control absoluto de todo lo que esté a su alcance. Sin embargo, estos no son unos villanos cualesquiera, sino que forman el reflejo perverso de la Liga de la Justicia. Así nos encontramos con Ultramán, con unos poderes similares a los de Superman pero con debilidades y motivaciones opuestas; el papel de Batman lo ocupa Owlman, bajo cuya máscara se esconde Thomas Wayne Jr. hermano de Bruce; en lugar de Wonder Woman tenemos a Superwoman, encarnada en la figura de una irreconocible Lois Lane; así como a Power Ring, Johnny Quick y Deathstorm que son el equivalente de Linterna Verde, Flash y Firestorm, respectivamente. La llegada de este Sindicato del Crimen tendrá funestas consecuencias para los héroes de la Tierra, pues serán inmediatamente masacrados, dejando al mundo indefenso. Ante esta brutal muestra de poder, la mayoría de los villanos de la Tierra optan por aliarse con los recién llegados; sin embargo, una pequeña facción se resiste a obedecer las órdenes del sindicato. Este grupo de rebeldes integrado por Bizarro, Cat Woman, Siniestro, Black Adam, Capitán Frío y Manta Negra, intentará hacer frente a esta nueva amenaza siguiendo el liderazgo de Lex Luthor. 

Bajo esta singular premisa, el guionista Geoff Johns, actual arquitecto del Universo DC, nos muestra una apasionante historia en la cual pone en tela de juicio los límites entre el bien y el mal. Aquí no tenemos el clásico enfrentamiento entre el héroe inmaculado y el villano con ínfulas de gobernar/destruir el mundo porque sí; sino que contrapone dos bandos fundamentalmente malvados, cuya lucha se basa en la supremacía de sus propios intereses. Así vemos como, dentro del grupo de villanos rebeldes, la motivación que les impulsa a encararse con el Sindicato no tiene tanto que ver con mantener a salvo el mundo, sino que surge a través de sentimientos de venganza, rivalidad o mera supervivencia. Precisamente este progreso en las relaciones entre los personajes y el tratamiento de la personalidad de los implicados, son los puntos claves que hacen que la historia alcance sus puntos más brillantes. Ver como Lex Luthor va manipulando poco a poco las piezas a su antojo como si de una partida de ajedrez se tratara, entender las motivaciones de Manta Negra o como un personaje tan poderoso como Siniestro se ve abocado a unir sus fuerzas con este grupo y cómo esta unión se estrecha o se estira en función de la situación, da a la obra un carácter muy rico y complejo que hace que la lectura sea una gozada. Lo mismo sucede cuando ponemos la lupa sobre el bando del sindicato, con ese funesto triángulo conformado por Ultramán, Owlman y Superwoman, en el que esta última va moviendo los hilos buscando sacar el máximo provecho personal y regalándonos un sorprendente giro final de los acontecimientos. A parte de todos estos interesantes conflictos, el relato está lleno de momentos emocionantes como el nacimiento de Bizarro y su peculiar relación paterno-filial con Luthor, el importante papel que juega Nightwing y las consecuencias que conlleva que sea apresado por el sindicato, así como una constante e incorpórea amenaza que se cierne sobre el sindicato y que sirve para espolear las crueles intenciones del grupo. Todo ello acaba conformado un relato vibrante, lleno de acción y espectáculo, donde no hay lugar para el aburrimiento.

El trabajo de David Finch en el apartado gráfico es sencillamente espectacular. Con un sentido de la narrativa y el movimiento apabullante, el dibujante logra crear unas escenas llenas de vitalidad y dinamismo. Las batallas saltan de las viñetas en una colosal explosión de color y movimiento, pero manteniendo la claridad y legibilidad suficiente como para que el lector siga los hechos sin dificultad. Tal vez, en ocasiones el autor se descuelgue con unas expresiones poco trabajadas, pero eso no rebaja el resultado general de la obra. 

A pesar de que la historia contenida en este volumen sea consecuencia directa de una saga anterior y sus consecuencias tengan reflejo en argumentos posteriores, la trama de Maldad Eterna es suficientemente interesante y emocionante como para que pueda ser disfrutada de forma individual; quedando así como uno de los argumentos más originales y atrayentes del género super-heróico de los últimos años.

Anuncios