invencible-ultimate-collection-vol-1

por Guillermo Beltrán

Dice el lema que acompaña a esta serie que Invencible es el mejor héroe del universo y, la verdad, creo que esta vez tiene razón. En esta serie encontramos todos los elementos que nos llevaron a amar el género super-heróico: acción a raudales, buenos personajes, diálogos inteligentes y directos, y una total falta de prejuicios y pretensiones. Todo ello además, desde una óptica que destila respeto y cariño por los referentes. Así pues, es normal que gente de la talla de Brian Michael Bendis hayan expresado repetidas veces su admiración por este genial super-héroe. 

Mark Grayson es un joven de 17 años que va al instituto, tiene problemas para conectar con las chicas, intenta sacar buenas notas para entrar en la universidad y disfruta de su tiempo libre leyendo cómics y pasando el rato con su amigo William. Vamos, lo que viene a ser un adolescente normal y corriente… pero no, resulta que el padre de Mark es Omniman, el super-héroe más poderoso del planeta; así que cuando el resto de sus compañeros de clase están pasando por los cambios típicos que conlleva la pubertad, a Mark se le desarrollan unos fabulosos poderes. Así pues en los primeros números de éste volumen vemos como Mark se convierte en Invencible y va aprendiendo a usar estas nuevas habilidades que ha adquirido de forma hereditaria. Esta primera etapa, además de regalarnos grandes dosis de acción, está regada con numerosas dosis de humor, no solamente por las dificultades que encuentra a la hora de utilizar su nuevos poderes o compaginar su vida de super-héroe con su vida privada, sino que nos ofrece además toda una serie de burlas y críticas hacia el mundo del cómic. Robert Kirkman (The Walking Dead) rinde homenaje y satiriza multitud de personajes de otras franquicias como Superman, claramente reflejado en la figura de Omniman y su planeta de origen, los Jóvenes Titanes, la Liga de la Justicia o, sobretodo, Spider-man, cuya etapa inicial claramente inspira muchos de las características que vemos en Invencible.

Una vez dejamos atrás esta etapa iniciática, nos encontramos con un arco argumental más serio y adulto, en el cual seremos testigos de un oscuro complot tramado en contra de los principales héroes de la Tierra. En estos últimos números la intensidad narrativa va creciendo poco a poco hasta acabar en un sorprendente giro de los acontecimientos que pondrá un fabuloso broche final a esta tumultuosa trama. 

A priori podría parecer que lo que nos cuenta Invencible es la misma historia contada mil veces en las páginas de Márvel o DC, sin embargo, los ingeniosos recursos narrativos de los que hace gala el autor dotan al relato de un innegable aliento de aire fresco y originalidad que lo desmarcan de otras publicaciones similares. Kirkman hace gala de una gran capacidad para aunar una enorme colección de géneros dentro de un mismo hilo argumental, lo que unido a su talento para crear en el lector un sentimiento de identificación con los personajes, hace que no puedas dejar de contemplar las asombrosas aventuras del personaje. El guionista consigue crear un rico universo propio en el que desfilan una amplio abanico de personajes secundarios, cada uno con su propia mitología y personalidad perfectamente dibujada, que consiguen darle empaque y autenticidad al relato. Mención aparte merecen Atom Eve y Rex Explode, personajes que saltaron de las páginas de Invencible a protagonizar su propia serie; la madre de Mark, cuya aptitud resignada ante las habilidades y responsabilidades de su marido e hijo nos regala momentos de lo más hilarantes y emotivos cuando la trama gana en intensidad; o Allen, ese Examinador Oficial de Campeones que por equivocación se enfrenta a Invencible en una estupenda escena en la que por fin a un héroe se le ocurre entablar una conversación en lugar de liarse a tortazos sólo por que sí. 

En el aspecto gráfico la serie también alcanza un sobresaliente mayúsculo gracias al dibujo pulcro y firme de Cory Walker primero y Ryan Ottley después. Ambos dibujantes hacen gala de un gran sentido del espectáculo, creando espectaculares escenas de acción y aportando todo el dinamismo y movimiento que una historia de super-héroes requiere, pero consiguiendo una gran claridad en sus viñetas, de forma que el lector pueda disfrutar la obra de una forma tranquila y entendible. Los dos dibujantes siguen esta línea de trazo claro, aunque en la parte diseñada por Ottley podemos intuir un mayor gusto por los detalles y los fondos que casa perfectamente con el tono más turbio de la segunda parte de la saga. 

Este primer tomo de Invencible: Ultimate Collection, editado a todo lujo con tapa dura y sobrecubiertas, gran formato y papel de gran calidad, se completa con una gran selección de material extra como bocetos e ilustraciones del proceso creativo, portadas de los cinco tomos que contiene este recopilatorio o el guión del primer número. Un volumen inmejorable para iniciarse en una de las series más frescas, sorprendentes y deliciosas de los últimos años. El mejor héroe del universo les está esperando, ¿a qué esperan para caer rendidos a sus pies?

Anuncios