top_10

por Guillermo Beltrán

A estas alturas de la vida a pocos se les escapa que Alan Moore es una de las firmas más influyentes e importantes del cómic en las últimas décadas; gracias a obras tan potentes como V de Vendetta, Watchmen o From Hell, el autor británico se ha ganado a pulso su lugar en el Olimpo de la narración secuencial. Pues bien, en esta ocasión vamos a hablar de una obra que podría considerarse menor en su trayectoria, pues se aleja bastante de la complejidad filosófica y política que caracterizan sus páginas más conocidas, pero que sin embargo se destapa como un entretenimiento fantástico gracias a su ligereza gráfica y narrativa. En esta miniserie, desarrollada a lo largo de 12 números, nos encontramos con el día a día de una comisaría de policía, donde las historias vitales de los agentes tienen la misma relevancia que los casos que tienen entre manos; desarrollando así una suerte de trasunto de la famosa serie televisiva de los 80’s “Canción triste de Hill Street”. Sin embargo, tratándose de un relato firmado por Alan Moore, podemos imaginarnos que esta no va a ser una historia al uso. El caso es que esta comisaría se encuentra en una ciudad futurista, aunque ambientada en 1999, en la que todos sus habitantes tienen algún tipo de poder o facultad especial. Así nos encontramos con meta-humanos, alienígenas, androides, monstruos, héroes científicos… lo que consigue que cualquier incidencia o caso a resolver tenga un especial impacto en el lector. 

La acción comienza con la llegada de Robyn Slinger, alias Toy Box, a la ciudad de Neópolis dispuesta a empezar su trabajo como nueva agente en la comisaría del Distrito 10. Allí conocerá al Sargento César, un doberman capaz de hablar y que luce una prótesis para lograr una apariencia más humana, a Jackie, una frustrada lesbiana que tiene la habilidad de transformar sus moléculas en intangibles o a Smax, un ser gigantesco y prácticamente indestructible que se convertirá en su compañero de patrulla. Estos y otros personajes igualmente pintorescos forman el núcleo de una fuerza policial puesta en jaque por un asesino en serie conocido como “Libra”, que va dejando a su paso un reguero de prostitutas mutiladas por toda la ciudad. El desarrollo de la serie se articula alrededor de la búsqueda y captura de “Libra” y sus posteriores consecuencias, dando a la historia una cierta continuidad a través de sus diferentes capítulos; sin embargo, el autor no centra toda la atención en esta línea argumental, si no que además seremos testigos de los problemas que sufren estos héroes en su vida diaria más allá de su trabajo policial. A través de pequeñas pinceladas de cotidianidad el lector va conociendo la personalidad, motivaciones y aspiraciones de cada uno de los personajes, integrándose en la acción como si también formara parte de este peculiar departamento. 

Por otra parte, este relato le sirve a Moore para desarrollar una serie de sub-tramas en las que muestra una afilada crítica moral a la sociedad. Así vemos como los androides son conocidos despectivamente como “cacharros” y se les acusa de robar el trabajo al resto de meta-humanos, existen religiones que adoran al diablo de forma explícita, la zoofilia deja de ser criticada socialmente o como los intereses políticos tratan de corromper la justicia y las libertades. Moore consigue plasmar magistralmente un amplio abanico de problemas sociales, que dan una mayor profundidad a los eventos desarrollados en estas páginas. Tampoco pierde la oportunidad de reírse del género super-heróico tradicional, haciendo veladas referencias a personajes clásicos del mundo del cómic americano, así como satirizando ciertos eventos y sagas protagonizados por las editoriales Marvel y DC, logrando uno de los momentos más hilarantes de toda la colección. 

Al excelente trabajo de Moore en el guión, le acompaña un excelso ejercicio gráfico y narrativo presentado por el dibujante americano Gene Ha, quien logra plasmar todas las ideas propuestas de una forma clara, pero riquísima en detalles. Es prácticamente obligatorio prestar un buen tiempo a observar con atención cada una de las viñetas, para disfrutar con plenitud de la ingente cantidad de información y calidad artística que abarrotan las páginas de este Top 10. 

Así pues, esta es la serie ideal para aquellos que deseen iniciarse en la obra del genial Alan Moore, pero les dé vértigo meterse de lleno en sus títulos más reconocidos; pero también hará las delicias de los lectores más veteranos que quieran disfrutar de una historia ágil y tremendamente carismática. Mención aparte merece la estupenda edición que nos ofrece ECC Ediciones, en tapa dura y con una extensa selección de bocetos, estudios de personajes y diseño de escenarios que conforman un fascinante contenido extra.

Anuncios