espadas-cristal-alta-2

por Guillermo Beltrán

En un mundo donde el sol está a punto de apagarse, cuatro espadas surgidas de otra dimensión caen en cuatro puntos distintos del planeta. Sólo quien las logre reunir escapará de la catástrofe. Bajo esta premisa, la guionista Sylviane Corgiat y la dibujante Laura Zuccheri nos presentan un relato que conjuga, con desparpajo y talento, elementos de pura fantasía con otros deudores de la ciencia ficción clásica. Es precisamente esta unión de universos tradicionalmente contrapuestos lo que le da a la obra esa frescura y originalidad que desprenden todas y cada una de sus viñetas. Así vemos un mundo que tecnológicamente estaría al nivel de la época medieval, donde la magia está aceptada casi como una ciencia y las profecías están condenadas a cumplirse, pero también nos muestra una serie de criaturas y personajes que parecen proceder de algún planeta lejano.

La historia comienza cuando las cuatro espadas de cristal caen del cielo en diferentes puntos del mundo. Una de ellas cae cerca de la aldea donde vive la pequeña Yama. La espada tiene un poder especial y cualquiera que intente blandirla acaba convertido en una estatua de cristal, a no ser que seas el elegido. Orland, el tirano de la región desea la espada y frustrado por no conseguirla secuestra a la madre de Yama y acaba con la vida de su padre y del resto de habitantes de la aldea. Yama consigue huir y jura venganza contra Orland. En su huída se encuentra con Miklos, un ermitaño que vive en el bosque y que en los viejos tiempos se ganaba la vida como soldado. Miklos ejercerá de mentor y figura paterna para Yama, mientras se preparan para encontrar las demás espadas, pues como contaba una antigua leyenda, sólo el que reúna los cuatro artefactos será capaz de sobrevivir a la muerte del mundo. Durante esta búsqueda veremos el crecimiento de Yama, conoceremos el tortuoso pasado de Miklos y viviremos una serie de divertidas aventuras a lo largo del fantástico planeta que Corgiat y Zuccheri han diseñado.

La narrativa de Corgiat es ágil y entretenida, aunque el guión nos presenta una historia que sigue el esquema habitual de los relatos iniciáticos; con esa protagonista que se ve arrancada de  su vida cotidiana para realizar un viaje físico y psicológico para encontrar su destino, las figuras del mentor y el enemigo mortal, la empresa de imponente dificultad que otorga al viaje un sentido más grande que la vida… Sin embargo, se aprecia un intento por alcanzar cierta originalidad a la hora de buscar los precedentes estilísticos, alejados de los cánones de la fantasía tolkiana, para encontrar la inspiración en las civilizaciones orientales y precolombinas. Esta apuesta por un diseño y un imaginario diferenciado se hace más evidente en las fantásticas criaturas que aparecen a lo largo del relato. Por lo demás, el sentido del humor que aparece de forma puntual le confiere al relato una sutil ligereza que hace que la acción pase como un tiro en las tres primeras partes de la historia. El único debe en el guión de Corgiat lo encontramos en el último capítulo, que no llega a resolver el clímax con la intensidad que esperaríamos, desarrollando el final de una manera un tanto apresurada.

En cuanto al apartado gráfico nos encontramos con un dibujo excelente; con un gran detalle y cuidado a la hora de abordar los paisajes y construcciones, contribuyendo a crear una ambientación perfecta. El color es suave y de aspecto clásico, magníficamente trabajado y que aporta delicadeza y finura al dibujo. Gracias al cuidado diseño de los ropajes, armas y edificios, Zuccheri consigue desarrollar una personalidad única para cada escenario y personaje, permitiendo apreciar la variedad y riqueza del universo que enmarca esta historia.

Así pues, “Las espadas de cristal” merecerá sin duda un lugar en la estantería de todo aquel que disfrute de la fantasía y la ciencia ficción, así como de aquellos que deseen transportarse a imaginativos mundos llenos de aventuras y color. No podemos olvidarnos de la extraordinaria edición que nos entrega Yermo Ediciones para este integral en cartoné, de gran formato y una muy buena calidad de papel y reproducción.

Anuncios