13717231_821619784657834_5666916332476542590_o

por Pep Gimenez

En Fahrenheit 77 siempre hemos sido fans de Fountains of Wayne, y los echamos de menos: fueron unos de los mejores grupos de power pop de los 90 y los primeros 2000, y los únicos en mirar cara a cara a Weezer. Su lista de canciones maravillosas con melodías adictivas es interminable: “Radiation Vibe”, “It Must Be Summer”, “Red Dragon Tattoo”, “Stacy´s Mom”, “Sink to the Bottom”, “Joe Rey”, “Mexican Wine”

Hace un par de años entregaron el que es, por ahora, su último disco, “Sky Full of Holes” (Yep Roc Records, 2011), un trabajo de carácter más melancólico; y desde entonces no hemos vuelto a tener noticias de la banda: parece que la espera se nos va a hacer larga, porque uno de los principales compositores, Adam Schlesinger, se encuentra actualmente ocupado en otros proyectos.

Sin embargo, podemos estar tranquilos, su cantante, Chris Collingwood acaba de estrenar su proyecto en solitario: Look Park; con un disco que, por supuesto, nos remite al sonido característico de Fountains of Wayne….

Mezclado, a su vez, con un soft rock de espíritu californiano que inunda canciones como “Breezy”: en su tranquila melodía podemos captar la huella de Jackson Browne, acompañando a un piano que nos recuerda a Ben Folds o a Coconut Records.

Un buen tema para pasear por la playa mientras cae el atardecer:

Anuncios