frecuencia_global

por Guillermo Beltrán

El siempre controvertido guionista británico Warren Ellis desarrolló en el año 2002 Frecuencia global, una serie limitada a 12 números y publicada bajo el paraguas de la editorial independiente WildStorm Comics. Esta serie llegaría a España en formato grapa en 2004 de la mano de Planeta de Agostini, más tarde Norma Editorial la recuperaría con la publicación de un tomo recopilatorio en 2009 y ahora, en 2016, ECC nos presenta el que parece el integral definitivo, impecablemente editado en tapa dura y con una reproducción de excelente calidad. 

En esta serie Ellis da rienda suelta a los temas más recurrentes de su extensa bibliografía (X-Force, Transmetropolitan, Planetary…), como son la influencia de los avances tecnológicos en las relaciones sociales, el poder de la información, la interacción entre el hombre y la máquina, así como el comportamiento de personajes ordinarios en situaciones extraordinarias. Para ello nos presenta a la agencia de inteligencia Frecuencia Global, una organización mundial integrada por 1001 agentes que trabaja entre las sombras y se encarga de solucionar conflictos especialmente complejos. Liderados por la misteriosa Miranda Zero y guiados desde una base de operaciones secreta por una joven hacker conocida como Aleph, estos agentes, que se mantienen durmientes hasta que reciben la llamada a través de un teléfono móvil especial, han de enfrentarse a una serie de situaciones extremadamente delicadas y que, en ocasiones, desafían las limitaciones de la lógica; cyborgs que pierden el juicio e intentan destruir ciudades enteras, virus alienígenas que transforman a la población en violentos individuos, crisis terroristas o cataclismos nucleares. 

Alejándose por completo de la corriente narrativa del decompressing storytelling o historia río, que en los últimos años domina la escena del cómic norteamericana, cada uno de los capítulos de Frecuencia global son auto-conclusivos, presentado el desarrollo de la crisis y su conclusión en las 24 páginas de cada número. Esto hace que el plantel de personajes recurrentes se limite únicamente a Miranda Zero y Aleph, que funcionan como nexo de comunicación con el resto de agentes que aparecen de manera episódica, siendo movilizados en función de las particulares habilidades físicas o intelectuales que la misión requiera. Asimismo, el ritmo de la acción resulta trepidante e incluso abrumador, dada la cantidad de información que el autor nos ofrece, algo que sin duda ayuda a potenciar la sensación de suspense y terror que plantean las historias. 

Cada uno de los números que componen este volumen han sido desarrollados por un dibujante diferente, encontrando a ilustradores de la talla de Steve Dillon (Predicador), David Lloid (V de Vendetta), Lee Bermejo (Joker), Simon Bisley (Lobo) o Gene Ha (Top 10). De esta manera se acentúa más todavía la independencia entre cada episodio, amén de dotar al conjunto de una rica variedad estética y un gran eclecticismo formal. Pero si en algo coinciden todos los autores es en crear una rotunda atmósfera de opresión, ya sea en espacios confinados, en ambientes urbanos o en la amplitud de la naturaleza, así como en mostrar las explosiones de violencia de una forma brutal y descarnada. 

A pesar de la disparidad argumental y visual de cada entrega, el conjunto ofrece una calidad muy compacta, consiguiendo que todas las aventuras rayen a un altísimo nivel, sin mostrar bajones que hagan sobresalir unas frente a otras. Así pues, esta Frecuencia global, gracias a sus originales y ágiles hazañas, harán disfrutar a todos aquellos que gocen con la ciencia ficción, el suspenso o las intrigas de espionaje, al tiempo que se posiciona como una de las mejores obras de un autor comprometido con llevar al arte secuencial a la edad adulta.

Anuncios