mi

por Pep Gimenez

¡El punk pop!, único género musical que aún no ha sido manipulado, ni fagocitado, por toda esa  prensa musical ligada a la modernidad, y a cierto pseudo análisis intelectualoide de rasgos pomposos (¡Greil Marcus, en el fondo, cuánto daño has hecho!). No diré más nombres pero todos sabemos quiénes son los sospechosos habituales que, en su día, ya se subieron al carro del garage rock aprovechando el éxito de pesaos como los Strokes y los Libertines.

Así que, por ahora, podemos estar tranquilos, dudo mucho que en sitios como Pitchfooooork (sí, ya sé que son una diana fácil, pero me encanta meterme con ellos), se deshagan en elogios y compongan loas a The Queers, Screeching Weasel, The Lillingtons, The Groovie Ghoulies o un montón de bandas con maravillosas canciones, que deberíais escuchar una vez leído este prepotente artículo.

Y, en cierta manera, creo que es mejor así: solo unos pocos disfrutando de la verdadera diversión que ofrecen unas cuantas melodías hechas de adictivo bubblegum pop tocado a toda hostia. Mejor nos convertir el punk pop en otra moda hipster, mantengamos sus esencia y no la ensuciemos con brunchs y paseos por Williamsburg.

Masked Intruder nunca compartirán páginas con la última tontería sonora de Kanye West o un especial de grupos islandeses cantando en idiomas inventados: en realidad son cuatro perturbados que llevan mascaras de colores y tienen pinta de rodar pelis snuff para la Cartoon Network, pero sus dos primeros discos, “Masked Intruder” (Fat Wreck Chords / Red Scare, 2012) y “M.I.” (Fat Wreck Chords, 2014), son ejemplos perfectos de lo que deben ser las golosinas pop llenas de guitarrazos punk y melancolía para nerds.

En Fahrenheit 77 os dejamos con “Beyond of a shadow of doubt”, el adelanto del que será su nuevo ep, y otra excelente muestra de lo que mejor saben hacer: largarse de juerga con los Ramones, recoger por el camino al Milo de Descendents, y acabar todos borrachos y llamando a sus ex desde algún rincón del “Blue Album” de Weezer.

Gracias a temazos como este, el mundo es un lugar un poco menos deprimente:

Anuncios