the-unknown

por Guillermo Beltrán

El famoso guionista Mak Waid, conocido por sus trabajos para The Flash, Los Vengadores, Daredevil o Kingdom Come, es el creador de The Unknown, serie iniciada en el 2010 en el sello independiente Boom! Studios y cuyo primer arco argumental recoge Aleta Ediciones en este volumen.

Esta serie gira entorno a Catherine Allingham, una investigadora privada considerada la persona más inteligente del mundo quien, afectada por un tumor cerebral que le deja una esperanza de vida de tan sólo seis meses, decide centrar sus esfuerzos en resolver el mayor misterio de todos; lo que acontece cuando morimos. Para ello cuenta con la inestimable ayuda de James Doyle, un musculoso portero de discoteca con una inusitada capacidad para la observación del carácter humano. Bajo esta premisa, Waid nos muestra una historia que transita entre la novela negra, la historia de aventuras y los relatos de suspense y misterio; dando como resultado una historia llena de acción, donde los elementos religiosos se entremezclan con los argumentos científicos.

La historia comienza cuando la detective es contratada por los hermanos Fanderbauer, unos científicos especializados en física cuántica, a quienes les las robado un aparato capaz de medir el peso del alma humana; a partir de este momento se sucede una frenética investigación que pone en jaque las fantásticas capacidades intelectuales de Catherine, notablemente mermadas por una sucesión de alucinaciones generadas por su enfermedad, hasta el punto en que la realidad y los espejismos se vuelven indisolubles en su mente. En este punto se suceden los elementos que mejor retratan las personalidades de los protagonistas. Primero mostrando a la heroína como una mujer fuerte y con personalidad, aunque también vulnerable cuando sus habilidades se ven embotadas y su escéptica racionalidad se tambalea ante las aberrantes imágenes que se muestran frente a ella; para después hacer de Doyle el perfecto contrapunto que mantiene la cordura ante los extraños fenómenos a los que se enfrentan. Waid crea así dos personajes atrayentes, de una gran complejidad psicológica pero a la vez terriblemente cercanos; desarrollando una relación entre ambos que bien podría recordar a la de Sherlock Holmes y el doctor Watson y que se vuelve más intensa e interesante a medida que la investigación avanza hasta llevar a los personajes, literalmente, hasta las puertas del infierno.

El dibujo de Oosterveer se muestra como el vehículo perfecto para el desarrollo del guión de Waid; su trazo grueso puede suponer una experiencia visual diferente e impactante a los acostumbrados a las imágenes más limpias y efectistas, pero sus juegos de luces y sombras y la potencia del entintado generan una perfecta construcción de esos ambientes urbanos y tenebrosos que la historia requiere. Los peculiares mecanismos que desarrolla el dibujante a la hora de componer las páginas muestra una poderosa personalidad y una capacidad narrativa brutal, dando como resultado una estupenda alquimia entre el guión y el dibujo.

En definitiva, The Unknown es una obra que ofrece una buena dosis de diversión y disfrute, ideal para aquellos que disfruten de las historias oscuras pero repletas de acción y dinamismo.

Anuncios