superhéroes

por Pep Gimenez

Los superhéroes: esos tipos con mallas cuya jornada laboral consiste en salvar el mundo una y otra vez; nos hemos acostumbrado a verlos vencer a supervillanos, y otros malhechores, mientras los niños juegan a ser como ellos. Los superhéroes están presente en los comics, el cine, la televisión, los libros, internet…Prácticamente casi cualquier campo cultural está repleto de estos seres de perfección ilimitada y grandes poderes…Bueno, en Toronto las cosas son un poco diferentes.

De entre los más de 2 millones de habitantes que viven en la ciudad canadiense, 249 son superhéroes, o por lo menos, tienen las suficientes “peculiaridades” como para ser definidos así…Sin embargo a nosotros solo nos interesa Tom: un pobre pringado que pretende recuperar al amor de su vida.

Con motivo del décimo aniversario de su publicación, la editorial Turner ha recuperado para nuestro país “Todos mis Amigos son Superhéroes”, escrita por Andrew Kaufman y una obra de culto dentro de la literatura humorística que merece ser reivindicada: el argumento nos narra la historia de Tom, la única persona normal y corriente en una ciudad repleta de superhéroes, y que está intentando, por todos los medios, hacer que su mujer la Perfeccionista (una superheroína con la que se ha casado) pueda volver a verle…Porque el ex novio de la chica, el malvado Hipno, ha manipulado su mente para que nuestro protagonista sea invisible a ojos de ella.

Su autor consigue una fascinante fusión entre comedia absurda y una emotiva (e inusual) historia de amor, además el tratamiento que se la da al mundo de los superhéroes es totalmente original y, por supuesto, diferente al mostrado en películas y cómics de Marvel y Dc: los superhéroes y superheroínas de Toronto, en realidad, acaba siendo una proyección (y exageración) de la manías e ilusiones que habitan en la complicada personalidad de ser humano. De esta forma nos encontramos con: La Chica que Cae, El Calientasofás, La Conejita Antiestrés, Don Cambios de Humor, La Copiona, Míster Oportunidad, La Diletante…

En un mundo perfecto “Todos mis Amigos son Superhéroes” le robaría el corazón al gran Michel Gondry (“The Eternal Sunshine of the Spotless Mind”), y, seguramente, el director francés haría todo lo posible para llevarla a la pantalla con los rostros de Martin Freeman y Rosamund Pike, aunque también es un libro que encaja perfectamente en el humor del primer Woody Allen (el de películas como “El Dormilón” o la colección de relatos “Sin Plumas”). Su bonita, y nada convencional, historia de amor también guarda similitudes con cierto cine indie, como “Eagle vs Shark” (Taika Waititi, 2007), o los cómics de Daniel Clowes.

Gracias a Turner, el lector español puede volver a disfrutar de un pequeño clásico lleno de momentos bizarros donde reina el sentido de la maravilla y el buen humor…Y si esto no fuera suficiente, “Todos mis Amigos son Superhéroes” ha sido publicado en una edición especial para celebrar el décimo aniversario de la novela, y que contiene…¡Más retratos de superhombres y supermujeres de Toronto!.

¿Qué más hace falta para que este momento sea perfecto?

Anuncios