a1267357404_10

por Pep Gimenez

Hoy vamos a coger el Delorean para viajar en el tiempo, nuestro destino será la década de los 90: a finales de aquella época la escena musical valenciana estaba mareada por los efectos de aquel intento de movimiento generacional que fue “La Explosión Naranja”, pero surgieron de la nada tres pequeños ninjas revolucionarios (Cardamomo, Yambó, Trusca) que crearon una de las propuestas más originales, radicales, inclasificables, surrealistas y metalingüísticas sonoras (esto último me lo acabo de inventar, pero me gusta como suena) que hemos podido disfrutar en nuestro país.

Felpudo Tos fueron más allá de los límites marcados por el Rock Alternativo de la época y volvieron con una maravilloso bebé alienígena llamado “Tos Felpudo” (Subterráneo Records, 1998), un disco que escupía acido experimental dentro de fabulosas composiciones de espíritu esquizoide: “Los Árboles”, “Salí a por Fortuna y me traje Bisontes”, “Siente el Queso”, y sobre todo, “Se Desparrama” uno de los himnos de mis primeros años en la Beat Valencia (junto a “Esta Noche me Voy a Bailar” de Los Coyotes, si alguien consigue encontrar el extraño vínculo entre estas dos canciones que me escriba, por favor). La esencia Dadadista del grupo no se ha perdido y ha continuado con el proyecto en solitario de uno de sus miembros: Lüisito Lechuga.

Volvemos al presente y nos encontramos con “Tos Felpudo Remade 1998-2015”, el homenaje-remake que a principios de este año realizaron varias bandas a Felpudo Tos y a su álbum de 1998: auspiciado por Borja Boscà (Pero Grande), en su interior nos encontramos con interesantes ejercicios musicales que consiguen dar una vuelta de tuerca más a las canciones originales, por ejemplo Teletexto acaba resituando a “Obreros del Metal” en un demencial punto intermedio entre Slayer y un Grunge Psicótico, mientras que Mad Robot dan rienda suelta a su pasión por los Sonic Youth más viscerales en su versión de “Los Árboles”, y Portero Regateador cogen “Siente el Queso” y lo zambullen en un universo onírico donde David Lynch parece estar atrapado en un capítulo de Ren & Stimpy.

Pero aún hay más: Perro Grande se enfrentan a “Tito Nano” recogiendo el legado musical de El Niño Gusano y metiéndole un chute energético de Hardcore Punk, y el precioso Pop narcótico de Elle Belga hace flotar a “Gané” al mismo tiempo que Césped de Verdad y Negro unen fuerzas para cubrir “Se desparrama” de Noise Rock afilado.

Y qué más puedo decir de este fabuloso homenaje a uno de los grupos más valientes que han surgido en la escena musical de Valencia, pues…

Se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama, se desparrama.

Anuncios