John-muere-al-final

por Pep Gimenez

El terror y el humor son dos mundos que han estado retroalimentándose mutuamente en multitud de terrenos culturales; en el cine los ejemplos son infinitos: las películas de Abbott y Costello, “El Baile de Los Vampiros” de Roman Polanski, el terror de la década de los 80 (“Creepshow”, “Re-Animator”, “Terrorificamente Muertos”, “The Return of The Living Dead”…), la trilogía del Cornetto de Edgar Wright…En la literatura tenemos autores como Stephen King, Chuck Palahniuk o Bret Easton Ellis capaces de mezclar horror, referencias culturales y unas cuantas risas…

A esta lista debemos añadir ahora el nombre de David Wong, alias de Jason Pargin, escritor en la web satírica Cracked.com: hace un par de años empezó en su blog un serial online que, capítulo a capítulo, fue ganándose la curiosidad de más lectores, además estos iban aportando comentarios y críticas que ayudaron a moldear la historia. Todo este pequeño acontecimiento fue el germen que acabó originando “John Muere al Final”, posiblemente uno de los relatos de terror más divertidos que he leído en los últimos años…

David Wong y su amigo John viven una existencia aburrida limitada a sus trabajos de mierda, partidas de videojuego y comida basura…Hasta que un día se topan con “La Salsa de Soja”, una droga viviente que los introduce en un mundo lleno de horrores sobrenaturales y cósmicos. A partir de ese momento el dúo protagonista vivirá toda clase de peligrosas aventuras…En mitad de una vida lleno de hastío y sin grandes planes de futuro.

Cuando empiezas a leer “John Muere al Final” ya no hay vuelta atrás, su impecable y divertida mezcla de humor y terror te engancha desde el primer momento: su protagonista se nos revela como una especia de Woody Allen post-generacion X, y John acaba siendo un robaescenas a mitad de camino entre Sitfler de “American Pie” y el surrealismo de los Monty Phyton. Pero aún hay más: el horror sin fin de H.P. Lovecraft (con unos monstruos que parecen salidos de “La Cosa” de John Carpenter) juguetea con referencias Pop propias de un Stephen King aún más alucinado…Y todo acaba confluyendo en una versión más macabra de títulos como “La Guía del Autoestopista Galáctico” de Douglas Adams.

Además toda esta batidora frenética de referencias culturales, y terror de Serie B, se adapta perfectamente a nuestro idioma gracias a la excelente labor de traducción de Marta Lila Murillo, quien ya había trabajado en otros títulos fundamentales de la literatura fantástica (como “El Rey de Amarillo” de Robert W. Chambers, editada también por Valdemar). Y es que consigue mantener el espíritu de pura diversión sin fin que se esconde entre cada sobresalto, cada monstruo con peluca y cada genial estupidez de John.

“John Muere al Final” acaba convirtiéndose en el heredero espiritual de “It” o “El Misterio de Salem´s Lot”, de los episodios más locos de “Historias de la Cripta”, o “Los Cazafantasmas”…Es decir una gozada de lectura para todo aquellos que disfruten del terror y el humor más surreal, además de ser el mejor acompañamiento para esa locura que es “The Cabin in The Woods” de Drew Goddard.

En resumen, estamos ante una maravilla de novela que debería tener un hueco al lado de las mejores obras del género fantástico, un torrente imparable de imaginación, ingenio y audacia capaz de producirte unas buenas risas mientras te aterroriza… ¡Cuidado con La Salsa de Soja!

PD:¡Y hay segunda parte! …¡Que alguien la publique ya en nuestro país!.

Reseña aparecida originalmente en la web de La Colina 45

Anuncios