enhanced-buzz-wide-27942-1409090418-23

por Pep Gimenez

La aparición de los Ramones es, posiblemente, uno de los acontecimientos más importantes ocurridos en la historia de la música. Ellos salvaron el rock and roll, le devolvieron la energía y la vitalidad que los dinosaurios de los 70 (todos aquellos grupos grandilocuentes con sus aburridas canciones de 1 hora) le arrebataron, además contribuyeron a que nuevas generaciones de chavales cabreados cogieran una guitarra y montaran un grupo…Porque los Ramones inventaron el punk rock, y no me vengáis con estupideces de que si los Stooges, o el recopilatorio Nuggets o el garage peruano…

Nada de eso, fueron los cuatro chicos de Queens que cantaban sobre esnifar pegamento quienes instauraron el sonido y la imagen, quienes dictaron como debía ser el rock y el pop a partir de ese momento.Ellos fueron la auténtica revolución, quienes lo cambiaron todo…Solo que han tenido que pasar unos cuantos años para que todos se diesen cuenta de su importancia…

Dentro del grupo nos encontrábamos con un hombre antipático, malhumorado, republicano convencido, y que además mandaba con mano de hierro…Pero también uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, y el hombre que hizo posible que el sonido punk rock se convirtiese en la gran influencia musical que es hoy. Ahora Malpaso Ediciones edita en nuestro país “Commando: Autobiografía de Johnny Ramone”, un libro fundamental donde el propio guitarrista de la mítica banda neoyorkina nos va narrando su vida: desde su infancia y adolescencia, hasta la enfermedad que finalmente acabaría con él en 2004, pasando por  la creación de Los Ramones y su esfuerzo para convertir a la formación en el mejor grupo del mundo.

John William Cummings nunca fue un angelito: en su adolescencia interpretó el papel de abusón con tal perfección que tuvo la genial idea de asistir a un concierto de los Beatles solo para lanzarles piedras, por no hablar del puñetazo que le asestó a Malcolm Mclaren solo por estar hablando con su novia…Además nunca fue demasiado sociable, durante las giras por Europa solía pasarse todo el tiempo encerrado en la habitación del hotel: no le interesaba para nada todo aquel aburrimiento y apatía que rodeaba al viejo continente, él era un fan de los Estados Unidos de América; incluso una vez, viajando con los Talking Heads por Inglaterra, hicieron un parada para ver Stonehenge, y el único que se quedó en el coche fue él: no le interesaba ver un montón de viejas piedras…

Aunque, por otra parte, John William Cummings siempre protegió y defendió a su grupo; para él si alguien se metía con un miembro de los Ramones, se metía con todos. También hay que reconocer que gracias a él y a su férreo control consiguió que la banda durará mucho tiempo, por no hablar de que siempre se preocupó de que todos los técnicos de sonido e iluminación que trabajan para ellos cobraran su dinero sin ningún problema. Y siempre tenía tiempo para los fans, para él eran lo más importante y rara vez se negaba a firmar o a charlar con algún entusiasta seguidor.

Estamos ante un libro que consigue expresar perfectamente las dos caras del guitarrista de Los Ramones, sobretodo gracias a una narración ágil y divertida: Johnny Ramone nos va relatando sus vivencias e impresiones como si estuviera sentado al lado nuestro tomándose una birra. Cercanía y proximidad que impregna hechos tan importantes como el nacimiento del punk y su repercusión, pero que también sirve para enfrentarse a cuestiones más incomodas como su romance y posterior matrimonio con Linda (que en un principio era novia de Joey Ramone, lo que no ayudó precisamente a mejorar la relación entre el cantante y el guitarrista). Por no hablar de la emotividad que nos embarga cuando nuestro protagonista recuerda los fallecimientos de Joey (a pesar de sus diferencias, Johnny siempre pensó que Los Ramones no podían existir sin él) y Dee Dee.

Además, al final del libro se incluye una sección donde el guitarrista se dedica a analizar y calificar cada uno de los trabajos de los Ramones, e incluso nos permite conocer cuáles eran sus grupos de rock, jugadores de béisbol…Y republicanos favoritos en una serie de listas de lo más divertidas.

“Commando: Autobiografia de Johnny Ramone” es una obra fundamental para todo fan de los Ramones. No solo acaba resultando un exhaustivo repaso a la trayectoria de la banda desde el punto de vista de uno de sus componentes más importantes, sino también nos permite acercarnos a una figura fundamental en la historia del rock y descubrir aspectos sobre su persona que hasta ahora no eran desconocidos….

…Así que no dudéis en acercaros hasta la librería más cercana para poder disfrutar de un libro que respira autentico punk rock por los cuatro costados…¡Hey yo, Let´s go!

Reseña aparecida originalmente en la web de La Colina 45

Anuncios