twin-peaks-palmer-4-725x350-1416942398

por Pep Gimenez

Antes de que la gente empezará a discutir con distintas teorías sobre cada detalle de True Detective…Mucho antes de que el final de Perdidos dividiera a la humanidad entre sus defensores y detractores…Muchísimo antes de que todo el mundo dijera que The Wire era la mejor serie de todos los tiempos (sin haber visto ni un solo capítulo)…En fin, antes de todo eso hubo un auténtico acontecimiento que cambió la historia de la televisión: Una historia que fascinó a todo una generación y donde todo parecía ser posible: lo único que tenías que hacer era ponerte delante de la pantalla de tu televisor y dejar que David Lynch te hiciera entrar a La Habitación Roja…

Twin Peaks marcó un antes y un después en el devenir de aquello que llamamos “erróneamente” caja tonta: cuando los telespectadores vieron por primera vez el cadáver de Laura Palmer todos supieron que ya nada iba a ser igual, y que se les invitaba a disfrutar de una serie que no pretendía ser como la mayoría de productos televisivos…La obra maestra creada por David Lynch y Mark Frost en 1900 aun nos sigue enamorando y aterrorizando como el primer día.

Carmen Viñolo acaba de publicar “Twin Peaks. Fuego, Camina Conmigo” (Quarentena Ediciones, 2014), un fascinante recorrido por la serie de televisión, aunque en realidad (y como ella misma afirma en la introducción) no estamos antes una guía o un mero repaso sino ante una invitación a zambullirnos en un mundo lleno de riquísimas tartas de manzanas, sorprendentes agentes del FBI y lugares maravillosos que esconden terribles secretos:

Por un lado se nos detalla el proceso de creación de la serie: como nació la idea en la mente del director de “Cabeza Borradora”, el casting de los actores, la preparación del piloto, anécdotas y detalles del rodaje (sobretodo en relación a la peculiar personalidad de David Lynch)…Pero por otra parte se nos sumerge en el mismo corazón de Twin Peaks a través de un acertado y completo análisis tanto de personajes (la vitalidad de Nadine, la intuición del Agente Cooper, la perdida de la inocencia de Audrey, el reverso tenebroso de la propia Laura Palmer…) como de algunos de los conceptos que marcaron la historia: El Hombre del Otro Lugar, Bob, todo aquello que acontece en La Habitación Roja…

Además se incide brillantemente en los múltiples aspectos que uno puede encontrarse dentro de Twin Peaks: la serie se nos descubre como un tratado perfecto de humor surrealista y absurdo (Buñuel de juerga con los hermanos Marx), pero, a la vez, estamos antes un descorazonador relato sobre esa época llena de confusión y rabia que es la adolescencia…Y, también, acaba convirtiéndose en la sátira definitiva de todos esos culebrones que llenan la tele americana…

(Por supuesto, tampoco debemos olvidar que Twin Peaks es un violento cuento…Con el único objetivo de aterrorizarnos).

Toda esas caras que muestra el hijo televisivo de David Lynch y Mark Frost están aderezadas con la excepcional música compuesta por Angelo Badalamenti, que alcanza altas cotas de belleza gracias a unos títulos de crédito iniciales que aun hoy siguen impactando y seduciendo.

En resumen, “Twin Peaks. Fuego, Camina Conmigo” acaba revelándose como un libro fundamental para todos aquellos que se enamoraron de la serie. Estamos antes un estudio certero y crítico (todo lo relacionado con el bajón de calidad que se vivió en la segunda temporada, el maltrato que sufrió durante la emisión en nuestro país), pero también apasionado que no duda en reivindicar la maltratada e incomprendida película de 1992: en realidad, pieza fundamental para comprender una de las historias que han convertido la televisión en algo más que un simple electrodoméstico.

Reseña aparecida originalmente en la web de La Colina 45

Anuncios